Todo se puso mal cuando dije en la reunión de junta directiva – Considero que el Estado de Flujos de efectivo contiene un error­‑. Pero bueno contextualicemos e iniciemos nuestro relato.

Era un día lunes de marzo, como todos los lunes había un trancón horrible, al llegar a la empresa, había mucho silencio, como era de costumbre a todas las empresas que visitaba. Sin embargo, había algo diferente este lunes, era la reunión de accionistas, y se presentarían los informes y conclusiones del análisis a los estados financieros del periodo anterior, todas las personas del departamento de contabilidad estaban nerviosos. Entré en la sala de juntas y estaba el contador, el revisor fiscal, el gerente con sus dos hermanos y dueños de la compañía y el auditor interno.

Estuvimos charlando un rato mientras nos tomábamos un café, (es la formalidad antes y después de este tipo de “eventos”), mientras tanto, el contador me miraba como se mira al personaje mal llamado “instigador” de la empresa, pero yo ya estaba acostumbrado, seguía charlando como si nada. – Siempre me he preguntado ¿Por qué tanta molestia y antipatía por parte de algunos colegas?

Cuando el reloj marcó las 8:30 de la mañana, se escuchó: -Bueno a lo que vinimos- que no era otra cosa que la voz robusta de un señor de unos 73 años de edad (uno de los dueños de la empresa), advirtiendo que ya era momento de comenzar.

Yo inicié la exposición hablando un poco de los efectos en los estados financieros por los cambios al aplicar las NIIF, y las implicaciones puntuales que esta tendría para la empresa, finalicé la contextualización y entramos en materia, más que todo la hice por protocolo porque hasta lo socios habían estado muy bien empapados desde el comienzo de todo lo que se estaba haciendo, cosa que realmente era de admirar en comparación con otras empresas a las que también prestaba mis servicios de asesoría.

El socio fundador me solicitó mi opinión. Presenté inicialmente, mi análisis sobre los resultados y la situación financiera de la entidad, producto de la revisión del estado de resultados, y el balance, que son generalmente los estados financieros que les gusta ver a los directivos, todo se había hecho conforme a la norma y no había ninguna salvedad, la verdad hasta el momento todo iba bien, pero cuando pasé a presentar los hallazgos con relación a la preparación del estado de flujo de efectivo, la cosa cambió.

Cuando dije que se había cometido un error en la preparación del estado de flujos de efectivo, todos en la sala centraron su mirada en el contador, y el contador centró su mirada en mí, instantáneamente cambio su semblante, sin embargo uno de los socios (esta vez el hermano menor) levanto la voz y como quien pone orden en un salón de clase dijo: – bueno, y ¿Cuál es el error?, por favor explíquenos que fue lo que quedo mal-, paso seguido expliqué lo que pasaba.

Lo que ocurre es que se incluyó como entrada de efectivo el pago de una factura de un cliente que estaba liquidando la empresa. – ¿Cómo así?, y luego si nos pagaron, ¿no es entrada de efectivo? – Dijo un poco enojado el socio mayor de los hermanos. La sala entera lo apoyó, – se veía en sus rostros la cara de – ¡eso es obvio Señor! aquí el equivocado es usted.

Tuve que explicarles que el monto evidentemente se había pagado, pero no con dinero, sino con una máquina, pero una parte del saldo se había castigado. Inmediatamente, y en coro, los otros dos hermanos dijeron – ¡ah ya¡, eso debe ser la plata que nos debía don Jacinto nuestro mayor comprador-. Pero díganos ¿Por qué no debe ir ese recaudo en el Flujo de Efectivo?

Contesté con calma a pesar de la mirada desafiante del contador y el revisor fiscal. – Miren señores, si hablamos de Efectivo no podemos incluir transacciones que no tuvieron esa característica. Además, no hubo la compra de una máquina a pesar que actualmente ya hace parte de los activos. Ahora bien, – quise enfatizar porqué se había presentado el error. – Observen que cuando se retira esa cifra los ingresos operacionales disminuyen notablemente, prácticamente tuvimos que hacer una inversión a la fuerza. Por eso, tuvimos que recurrir a más endeudamiento para capital de trabajo. ¡Miren las actividades de financiación! ¿No les parece que ahora es más claro el informe?

Después de unos minutos de explicación, y ya todo aclarado, quedó entendido que la preparación del Flujo de Efectivo requiere más que revisar la variación de las cuentas por cobrar y por pagar, incluso el movimiento de la Propiedad, planta y equipo, pues se necesita mirar qué parte de esa variación realmente corresponde a movimiento de efectivo.

El socio fundador finalizó el tema con su frase favorita: – Para mi lo más importante es la caja, lo demás, muy bueno, pero lo que más me interesa es saber si estamos generando o no recursos, y veo que al menos este año, los bancos están contentos, pero yo quedo un poco preocupado.

Terminamos la reunión evaluando posibles cambios en los cupos de crédito y la posibilidad de utilizar el factoring de facturas con una entidad financiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *