Con la vigencia de la ley 1819 se dio un cambio trascendental en nuestro sistema tributario. Pasamos de una norma local (decreto 2649) como base de la depuración fiscal para liquidar el impuesto de renta, a una base de norma internacional de contabilidad; migrando de un concepto de causación a un concepto de devengo.
En esta ocasión, el Contador Diego Franco, Socio líder Tax & Legal Deloitte, explica cómo llevar correctamente el libro de conciliación, uno a nivel de detalle que sería, por decirlo así, transaccional y un nivel acumulado que a ultimas mostrara la diferencia entre lo contable y lo fiscal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *