La reforma tributaria incorporó un concepto denominado deterioro, el cual tiene implicaciones en el cálculo del impuesto diferido. En esta ocasión, el contador Andres Micolta, explica aspectos a considerar para determinar que parte del deterioro de los inventarios puede significar una diferencia temporaria y que parte puede significar una diferencia permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *